arquitecto que no viaja no es arquitecto
ARQUITECTURA,  VIAJES

ARQUITECTO QUE NO VIAJA NO ES ARQUITECTO


ARQUITECTOS Y SU AMOR POR LOS VIAJES


VIAJAR – UNA EXPERIENCIA DE APRENDIZAJE ÚNICA

Creo que todos  arquitecto debería ser amante de los viajes. Una de las cosas que me enseñaron en la universidad era que debíamos viajar mucho. ARQUITECTO QUE NO VIAJA NO ES ARQUITECTO- decía un profesor. Los olores, sabores, las tradiciones y costumbres solo las entendemos en el contexto en que se encuentran.

¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE VIAJAR PARA UN ARQUITECTO?

Aunque podemos leer mucho (que es muy importante claro), mirar y mirar muchas imágenes en internet. Estudiar cada proyecto de arquitectura que llame nuestra atención hasta lo más mínimo. La experiencia de un viaje es única y no se compara, la arquitectura como arte se valora por LO QUE TE HACE SENTIR. Y eso no es algo que puedas darte cuente buscando en Google.

IMPORTANTE VIAJAR PARA LOS ARQUITECTOS

Si te encanta viajar pero no cuentas con mucho dinero para hacerlo. Te puede servir:  Hospedaje gratis para arquitectos

CONOCER NUEVAS PERSONAS Y NUEVAS COSTUMBRES

Mucho mas allá de las construcciones, de la arquitectura o el urbanismo que podemos encontrar en nuevo lugar. Lo más importante es que conocemos una realidad muy distinta a la que vivimos a diario. Y eso es una experiencia muy enriquecedora. Realidad que se observa no solo en sus construcciones, si no en la forma de ser de cada persona que habita ese lugar, debemos entender que cada país o cada ciudad tiene una identidad cultural que lo representa.

La arquitectura es una respuesta a una necesidad, y no puede existir mejor idea que conocer las necesidades de las personas de cada lugar, para poder entender su arquitectura.

Un viaje también nos ayuda a aprender lo bueno y lo malo que en cuestiones constructivas y de urbanismo se hace en otras ciudades. En viajes como a la zona de sierra o selva, podemos observar cómo las personas valoran más sus recursos, podemos observar el uso de materiales propios de la zona para dar soluciones constructivas a sus edificaciones.

 

CONOCERTE A TI MISMO EN UN VIAJE

Un viaje no solo nos sirve para conocer nuevas personas, nuevos lugares, u otro contexto. Un viaje en realidad es también una manera de conocernos a nosotros mismos. Estar en un lugar nuevo, con personas que tal vez son muy distintas a ti. Comer cosas que antes no habías probado. Realmente te hace darte cuenta el grado de empatía que tienes, conoces tus limites.  Descubre las razones para contratar un arquitecto millenial

APRENDEMOS A VALORAR EL LUGAR DONDE VIVIMOS

Muchas veces concentrados en nuestra rutina diaria no notamos los detalles. Con nuestras ajetreadas vidas no nos detenemos un segundo solo a respirar y a observar el lugar en donde nos encontramos. Al regreso de un viaje, aprendemos también a valorar nuestro lugar de origen, las calles por donde pasamos todos los días para ir al trabajo, por donde salimos a correr o a donde vamos a comer. Y nos damos cuenta de pequeños detalles que antes no habíamos notado. Como la amabilidad de la gente, la exquisita comida que hay en nuestra propia ciudad. (ya que cada ciudad tiene sus plato típicos y sobre todo en Perú toda la comida es riquísima).

PODEMOS APORTAR SOLUCIONES A LA PROBLEMÁTICA DE NUESTRAS CIUDADES

  • Notamos los edificios históricos a los que tal vez las autoridades nos les prestan la atención necesaria y lucen en estado de abandono. Pero un viaje nos abre la mente para poder idear soluciones a la problemática de nuestra ciudad.
  • Podemos notar por ejemplo la falta de espacios públicos adecuados para el goce de las personas, el desorden y congestionamiento de vehículos. En una ciudad más pensada para carros que para personas.
  • Al conocer tantos paisajes hermosos valoramos la naturaleza, y luego en nuestro proyecto se puede ver reflejado el respeto por la naturaleza.
  • Un viaje nos regala una visión propia de la realidad de nuestras ciudades.

¿Ya conoces LEGO ARCHITECTURE? El juego favorito de los mejores arquitectos.

En la universidad se nos enseña que para proyectar arquitectura se necesitan tres cosas fundamentales. Conocer en terreno donde se va edificar, conocer al usuario y conocer el contexto. Es por esto que, para poder entender las grandes obras de arquitectura, para realmente sentir la arquitectura. ¡TENEMOS QUE VIAJAR!

Finalmente, viajar en esta profesión, nos regala una segunda piel, mediante la cual podemos sentir, lo que la arquitectura quiere transmitirnos. Viajar para un arquitecto no es un tiempo para vacacionar. Viajar es modo de vida y una constante experiencia de aprendizaje.

 

Visita mi pagina de facebook:

https://web.facebook.com/planesyplanos/

¿Y tú por qué viajas?

Si te gustó, comparte este post en pinterest

arquitecto viajero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *